Tu hogar, el templo familiar que debes cuidar Nos preocupamos por muchos aspectos de nuestro hogar: la educación, el trabajo, la comida. Pero, ¿cómo cuidar la vida espiritual de los miembros de nuestra familia? 9 de marzo de 2017 Lizzie Sotola
Tu hogar, el templo familiar que debes cuidar
Tu hogar, el templo familiar que debes cuidar Nos preocupamos por muchos aspectos de nuestro hogar: la educación, el trabajo, la comida. Pero, ¿cómo cuidar la vida espiritual de los miembros de nuestra familia? 9 de marzo de 2017 Lizzie Sotola
Blog de la Biblia

Ser mujer, hoy, es complicado. Eres esposa, madre, ama de casa, empleada en una compañía, chofer de los niños, amiga de tu esposo, consejera de otras amigas y sacerdotisa del hogar. ¡Sí! También debes velar por tu esposo y tus hijos, por sus vidas espirituales y la tuya misma.

¿Dónde está el «altar familiar» en las prioridades de tu familia? ¿Has hablado de la falta del mismo con tu esposo? Muchas veces olvidamos este importante tiempo familiar donde todos y cada uno tiene un papel fundamental. Velar por los niños, por el matrimonio, por la familia, es parte de este tiempo. Darle el primer lugar al Señor es vital para la salud de tu familia.

Job 22:23-26
«Si te humillas, y te vuelves al Todopoderoso, y alejas el mal de tu casa, y si miras aun el oro más precioso como si fuera polvo, como piedras del arroyo, el Todopoderoso será entonces tu oro y tu plata en abundancia. Él será tu alegría, y podrás mirarlo con confianza».

¿Qué significa alejar el mal de tu casa? ¿Erradicar los malos pensamientos? ¡Sí! ¿Dar una educación buena a tus hijos? ¡Sí! ¿Respetar y ser fiel a tu esposo? ¡Sí!… y también ser sacerdotisa en la familia. Acompañar espiritualmente a tu esposo. Si él aún no se ha dado cuenta, ayudarlo a convertirse en un verdadero hombre de Dios. Cuidar la vida espiritual de tu familia es cuidar de cada uno de sus integrantes.

Las familias en general sacaron a Dios de sus hogares y le dieron lugar a lo que les pervierte, destruye y corrompe. La condición para que la bendición del Señor se derrame sobre tu familia es que te vuelvas a él de todo corazón. Una vez lo hagas poseerás el poder para alejar de tu casa todo aquello que no edifica. Hoy es el día de volver a los brazos de aquel que fundó la familia. Hoy es el día de sacudirnos de toda perversión, dureza e insensibilidad y empezar a darle el tiempo, espacio y lugar que Dios se merece en nuestros hogares.

Es tiempo de hacer del culto familiar un hábito. Leer la Biblia, orar, ayunar, compartir juntos en armonía. Poner nuestras limitaciones y adversidades, unidos en oración, delante de Dios. Caminar unánimes en las decisiones y pasos que vayamos a dar como familia.

Quizás en tu hogar se necesite restaurar la economía, la unidad, la paz, la armonía, el amor familiar. Cualquier situación será restaurada cuando te vuelvas de todo corazón al Señor y desarraigues de tu casa toda pelea, división y competencia. Hazlo con la responsabilidad y el compromiso ante Dios de restaurar la relación con aquel que da sentido a la vida, y tu hogar será un lugar de refugio para los integrantes de tu familia.

¿Qué lugar ocupa en tu familia la Palabra de Dios? dejanos tus comentarios.

Leer más posts sobre: Relaciones de espososDificultades

Lizzie Sotola
Lizzie Sotola

Es Licenciada en Periodismo y Comunicación Social. Actualmente se desempeña como directora de Noti-prensa.com, una agencia de difusión periodística, que cuenta con más de cuatrocientos mil suscriptores y un millón y medio en listados de difusión. Además colabora con la Asociación Evangelística Luis Palau en la cobertura de sus eventos e imparte cursos sobre Redes Sociales y Teorías de la Comunicación.

Leé más de Lizzie Sotola

Gracias al apoyo fiel de nuestros socios financieros, American Bible Society ha ayudado a las personas a interactuar con el mensaje transformador de la Palabra de Dios por más de 200 años.

Ayúdanos a compartir la Palabra de Dios con los más necesitados

Haz Tu Donación Ahora

Subscríbete

Quiero recibir consejos, materiales y recursos bíblicos.

×

Subscríbete

Quiero recibir consejos, materiales y recursos bíblicos.