La cosa real ¿Qué nos enseña la propaganda de un producto famoso? 8 de mayo de 2018 Gary Wiley
La cosa real
La cosa real ¿Qué nos enseña la propaganda de un producto famoso? 8 de mayo de 2018 Gary Wiley
Blog de la Biblia

Hoy, 8 de mayo, celebramos el aniversario número 132 de la primera venta de la bebida Coca-Cola. Se llevó a cabo en la Farmacia Jacobo, en la ciudad de Atlanta. Desde 1886 hasta 1903, el refresco contenía la cocaína como uno de sus ingredientes, por lo tanto, era la «coca» en la Coca-Cola. Durante los últimos 105 años, el contenido del refresco más famoso del mundo no da lo que su nombre promete. Lo interesante es que en varias campañas propagandísticas de los últimos 50 años la compañía ha enfatizado que su producto es la «cosa real». De ninguna manera quiero acusarlos de una falsedad, solamente es que el nombre y lo que contiene no coincide en la realidad de hoy.

Creo que podemos aplicar esto a otro «producto» famoso en nuestro mundo —el ser «cristiano». La palabra cristiano ha llegado a ser casi una palabra genérica, un término para describir a casi la tercera parte de la población del mundo. Una vez más me hace pensar en el uso de uno de los apodos de la Coca-Cola o Coke, como se suele usar en la parte sur de los Estados Unidos —a cualquier «gaseosa» no importa su marca, se le designa Coke. Muchas personas llevan «la marca» cristiana sin saber exactamente lo que implica.

¿Qué dice la Biblia?

Los seguidores de Jesús no llevaban el nombre cristiano desde el principio, o sea desde el día de Pentecostés, cuando nació la iglesia con la venida del Espíritu Santo. Tenemos que llegar hasta Hechos 11:26 y la ciudad de Antioquía para ver este nombre por primera vez: «Allí estuvieron [Bernabé y Saulo] con la iglesia un año entero, enseñando a mucha gente. Fue en Antioquía donde por primera vez se les dio a los discípulos el nombre de cristianos». La población de Antioquía reconoció a los de la iglesia como seguidores de Cristo y les aplicaron el nombre cristiano.

¿Cómo podemos ser conocidos como cristianos?

Jesucristo mismo nos da la respuesta, y por lo que él dice podemos entender que es la «cosa real».

«Si se aman los unos a los otros, todo el mundo se dará cuenta de que son discípulos míos» (Juan 13:35).
«En esto se muestra la gloria de mi Padre, en que den mucho fruto y lleguen así a ser verdaderos discípulos míos» (Juan 15:8).

¿Soy la «cosa real»?

Según su propaganda, la bebida famosa refresca, agrega vida, trae felicidad, entre otras promesas. El cristiano, por reputación, da mucho fruto cuando en su vida refleja «lo último real», Jesucristo. Según Gálatas 5:22-23, ser como Cristo produce en nuestra vida amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. Si el mundo ve estos frutos en nosotros, es muy probable que vea a Cristo en nuestra vida. Y estos frutos no solo son agradables y llamativos, sino que provocan deseos de vivir una vida real en las personas con las que tenemos contacto: la familia, los amigos, los vecinos, los compañeros de trabajo y aun los que no nos tratan bien. ¡Es la cosa real!

Leer más posts sobre: EquilibrioTrabajo/Vida

Gary Wiley
Gary Wiley

Soy escritor y el coordinador de contenido en español para el programa de integración-bíblica de American Bible Society. Viví por muchos años en Lima, Perú, donde servía como pastor y misionero con mi familia. Durante los últimos 15 años viví en la ciudad de Nueva York, sirviendo como pastor. Recibí una Maestría de Divinidad del Seminario Teológico de Asbury en Wilmore, Kentucky. Ahora vivo en Collingswood, Nueva Jersey, con mi esposa, Charlotte. Tenemos tres hijos adultos y ocho nietos y somos parte de la parroquia de San Pedro.

Leé más de Gary Wiley

Gracias al apoyo fiel de nuestros socios financieros, American Bible Society ha ayudado a las personas a interactuar con el mensaje transformador de la Palabra de Dios por más de 200 años.

Ayúdanos a compartir la Palabra de Dios con los más necesitados

Haz Tu Donación Ahora

Subscríbete

Quiero recibir consejos, materiales y recursos bíblicos.

×

Subscríbete

Quiero recibir consejos, materiales y recursos bíblicos.