No dejes que la preocupación te quite el sueño Siempre tener en mente quién es Dios basta 9 de octubre de 2018 Abisaí Berthely Reyes
No dejes que la preocupación te quite el sueño
No dejes que la preocupación te quite el sueño Siempre tener en mente quién es Dios basta 9 de octubre de 2018 Abisaí Berthely Reyes
Blog de la Biblia

Una tradición para aprender

Es el día después de mi cumpleaños. Ha sido una década más que Dios me ha regalado en este mundo y, como es común para mi, la nostalgia me envuelve mientras medito sobre la vida. Son tantas las bendiciones que Dios me ha regalado; una de las mejores ha sido la familia que Dios me dio para crecer y formarme.

Entre las memorias que más atesoro (y creo que nunca dejará mi mente) se encuentra la de las noches con mis papás y mi hermano a la hora de dormir. Teníamos una tradición que me ayudó a aprender más de la Biblia y mantener mi curiosidad sobre Dios viva. La tradición consistía en decir textos bíblicos de memoria cediendo turnos; «La mujer sabia edifica su casa, mas la necia con sus manos la derriba. Proverbios 14:1… Dios bendiga al hermano Abi» decía mi hermano. «Jesús lloró. Juan 11:35… Dios bendiga al hermano Tino»  decía yo. Así continuábamos hasta que ninguno de los cuatro tenía más textos que decir… o hasta que estábamos ya demasiado cansados.

Paz de Dios para la vida

Uno de los versículos que no podían faltar cada noche era Salmos 4:8:

«En paz me acostaré, y asimismo dormiré;
Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.»

Tengo que admitir que aun después de tantos años de haber aprendido ese salmo, esta canción de David me sigue recordando mi profunda necesidad de dejar que Dios me haga vivir confiado, sobre todo ahora que tengo responsabilidades de adulto (lo cual parece ser más demandante de lo que sabía cuando era niño) y dificultades como los demás.

Me parece sorprendente la frecuencia con la que escucho que alguien sufre a causa de la ansiedad. Y no solo es un tema que veo en las noticias, sino un problema real al que yo mismo y las personas cercanas a mí nos hemos tenido que enfrentar.

Salmos 4:8 es un reto para mi; la pregunta es ¿voy a seguir tratando de tomar el control de mi vida, solo para fallar una infinidad de veces y caer en la ansiedad, o prefiero rendirme a Dios y poner en él mis cargas y preocupaciones para tener paz cada día?

Jesús mismo nos enseña en Mateo 6:25–32:

«Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?

Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;

pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.

Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?

Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.»

Jesús se aseguró de no solo decir qué no hacer, sino también qué hacer; en el versículo 33 nos manda:

«Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.»

Recordar para confiar

La pregunta que queda pendiente es si aun nos seguimos preocupando, ¿en realidad conocemos al Dios del universo lo suficiente? Quizás simplemente necesitamos recordar con frecuencia cuán grande es él (recordar que él creó el universo sería un buen comienzo) a través de tradiciones como la que hoy compartí. Quizás si le cantamos salmos, aprendemos de él y meditamos diariamente en su Palabra y su majestad será más fácil poner la vida en perspectiva continuamente sabiendo que, para los que le aman, todas las cosas les ayudan a bien (Romanos 8:28).

Abisaí Berthely Reyes
Abisaí Berthely Reyes

Nací y crecí en México, donde me gradué como Licenciado en Lengua Inglesa en la Universidad Veracruzana. Después de trabajar como maestro de inglés por un par de años en México, me mudé a Estados Unidos donde actualmente laboro en el campo de tecnología y telecomunicaciones. Me casé en 2011 con mi amada esposa, Sarah y juntos servimos en el ministerio de matrimonios y familia en nuestra iglesia local. Estoy apasionado por ver a parejas y familias unidas en la misión que Dios tiene para ellas en este mundo.

Leé más de Abisaí Berthely Reyes

Gracias al apoyo fiel de nuestros socios financieros, American Bible Society ha ayudado a las personas a interactuar con el mensaje transformador de la Palabra de Dios por más de 200 años.

Ayúdanos a compartir la Palabra de Dios con los más necesitados

Haz Tu Donación Ahora

Subscríbete

Quiero recibir consejos, materiales y recursos bíblicos.

×

Subscríbete

Quiero recibir consejos, materiales y recursos bíblicos.