Filantropía Todos nosotros podemos contribuir a crear una sociedad más equitativa 5 de noviembre de 2018 Ricardo Grzona
Filantropía
Filantropía Todos nosotros podemos contribuir a crear una sociedad más equitativa 5 de noviembre de 2018 Ricardo Grzona
Blog de la Biblia

Reflexiona:

«[Dios] te dará un premio cuando resuciten todos los que practican la justicia.»

Piensa:

La filantropía real es la empatía hecha caridad, consiste en dar algo de nosotros para contribuir a causas sociales, que mejoren la realidad de otros sin esperar nada a cambio; y aunque produce un sentimiento de satisfacción, no debe hacerse con el fin de «sentirse bien con uno mismo», sino que debe nacer de un sentimiento desinteresado por el simple hecho de ayudar.

Quizá cuando escuchamos esta palabra lo primero que viene a nuestra mente son los artistas o millonarios que dedican parte de sus fortunas a causas sociales, pero la realidad es que todos nosotros podemos contribuir a crear una sociedad más equitativa. No es necesario destinar grandes cantidades de dinero a una causa, con gestos sencillos en nuestro diario vivir como: no tirar basura en la vía pública, ahorrar agua y energía, reciclar, dar propina, consumir productos locales…

¿Sabías que una de las causas del encarecimiento de las cosas es el desperdicio de recursos? Si nos forjamos una cultura de consumo responsable estaremos contribuyendo a que haya más recursos para todos, a un menor costo. Sí, todos podemos colaborar para que los menos afortunados tengan una mejor expectativa de vida.

Adicionalmente existen muchas instituciones que requieren mano de obra sin costo, para poder llevar a cabo sus labores sociales, colaborar con ellas donando parte de nuestro tiempo es otra forma de ayudar.

Es importante también saber diferenciar la «falsa filantropía» o la «filantropía empresarial», que se pone en marcha por muchas empresas pero con fines meramente económicos a través de la reducción de impuestos, lo que a la larga genera un mayor daño a la sociedad que creen ayudar.

No es sencillo pensar en dar de nuestro dinero, tiempo o esfuerzo; para contribuir a causas que no nos dejan ningún beneficio, pero ese es el verdadero espíritu filantrópico, ayudar por ayudar, la generosidad con quien no puede retribuirte es una de las mayores expresiones del espíritu cristiano, todos nosotros estamos llamados a dar «hasta que duela», como diría santa Teresa de Calcuta. Si sientes el esfuerzo y el cansancio, significa que lo estás haciendo bien, si lo que das «no te afecta», es probable que no estés haciendo lo suficiente.

¿Y tú? ¿Con cuáles obras de caridad contribuyes? ¿El esfuerzo que haces es suficiente? Si aún no contribuyes con alguna ¿qué acciones puedes emprender en tu entorno en pro de la construcción de un mejor presente y un futuro más prometedor?

Dialoga:

Señor Jesús, dame un corazón ferviente que confíe en que tu providencia me dará lo que necesito, y que no se preocupe por desprenderse de su tiempo, esfuerzo y recursos, para ayudar a mejorar la realidad de sus hermanos. Que a ejemplo de María nuestra Madre, sepa vivir una vida enfocada en el servicio y la ayuda a los demás.

Concéntrate:

Repite varias veces durante el día: «Señor, lo que tengo lo pongo a tu servicio»

Recalculando:

Para tomar un rumbo más cristiano en tu vida, sigue la propuesta del Señor. Puede ser solo, o con un grupo de personas amigas. Fíjate cuántas personas en situación de marginación viven en tu entorno. Organízate y comparte tu tiempo y convídales algo de comer. En casi todas las ciudades o poblaciones encontraremos la forma de dirigirnos para dar de comer a estas personas.

Texto del Evangelio de hoy: San Lucas 14:12-14

Luego, Jesús le dijo al hombre que lo había invitado:

«Cuando hagas una fiesta o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus otros familiares, ni a tus vecinos más ricos. Si haces eso, también ellos te invitarán a ti, y de esa manera te recompensarán por haberlos invitado. En el futuro, cuando hagas una fiesta, invita a los pobres, a los tullidos, a los cojos y a los ciegos. Ellos no podrán darte nada a cambio, pero Dios te bendecirá. Él te dará un premio cuando resuciten todos los que practican la justicia.»

Texto bíblico: Traducción en lenguaje actual  ® © Sociedades Bíblicas Unidas, 2002, 2004.

Leer más posts sobre: Lectio Divina

Ricardo Grzona
Ricardo Grzona

Hermano Ricardo es argentino, y radica actualmente en Miami, Florida. Es experto en Lectio Divina y presidente ejecutivo de la Fundación Ramón Pané, que trabaja en la «Nueva Evangelización» por los diversos medios de tecnología. Junto con un pequeño grupo de jóvenes entre 25 y 32 años de edad, Ricardo prepara las aportaciones diarias para el Lectio Divina.

Leé más de Ricardo Grzona

Gracias al apoyo fiel de nuestros socios financieros, American Bible Society ha ayudado a las personas a interactuar con el mensaje transformador de la Palabra de Dios por más de 200 años.

Ayúdanos a compartir la Palabra de Dios con los más necesitados

Haz Tu Donación Ahora

Subscríbete

Quiero recibir consejos, materiales y recursos bíblicos.

×

Subscríbete

Quiero recibir consejos, materiales y recursos bíblicos.