Pedir perdón: Palabra del día La vida se pone diferente con el perdón 14 de junio de 2018 Ricardo Grzona
Pedir perdón: Palabra del día
Pedir perdón: Palabra del día La vida se pone diferente con el perdón 14 de junio de 2018 Ricardo Grzona
Blog de la Biblia

Reflexiona:

«Deja la ofrenda delante del altar, ve de inmediato a reconciliarte con esa persona…».

Piensa:

Un joven llegó enojado a casa, porque en el colegio un compañero le había hecho pasar un mal rato. Su padre al verlo enojado le preguntó qué le pasaba y el joven le contó cómo lo había humillado «pero no se va a quedar así», aseveró, «buscaré la forma de hacer que me lo pague».

Su padre le pidió que saliera al patio, como había llovido estaba lleno de lodo. El padre dibujó un pequeño círculo en la pared y le dijo a su hijo: «quiero que imagines que ese círculo es ese compañero que te hizo enojar, y esta pila de lodo es tu venganza, toma bolas de lodo y tírale, tratando de atinarle».

El joven pasó diez minutos lanzando lodo a la pared, algunos tiros pegaron cerca del círculo, otros no llegaron, la mayoría pegaron en otras partes de la pared. Al cabo de ese tiempo su papá le preguntó: «¿Cómo te sientes?». «Mucho mejor, no le atiné con todos, pero le di», contestó el joven. Entonces su padre tomó un espejo y le dijo «Mírate». Cómo era de imaginar tenía lodo en el cabello, la cara, la ropa.

Entonces su padre le dijo: «El rencor es como el lodo, mancha más a quien lo lanza que a su objetivo. Además, ensucia todo el entorno y nos cambia a nosotros mismos».

En el Evangelio de hoy Jesús habla sobre el perdón. En la ley existen muchas formas de reparar el daño cuando alguien te ofende o te causa un mal, pero Jesús nos dice que no nos debe preocupar el castigo o la reparación del daño, sino que debemos profundizar aún más y pedir perdón de corazón; y si nosotros somos la parte ofendida, no basta con decir: «estamos a mano», sino otorgar el perdón sincero.

Claro que no es la cosa más sencilla, es natural sentirnos enojados cuando alguien nos ofende; pero no debemos dejar que este sentimiento se arraigue en nuestro corazón. Y si nosotros ofendemos a alguien también debemos tener el valor para saber reconocer nuestra falta, pedirle perdón y en la medida de lo posible, reparar el daño.

No vayamos por ahí con la cara sucia por querer vengarnos de quien nos ha causado un mal, o por no saber pedir perdón ante nuestras faltas.

Dialoga:

Señor Jesús, ayúdame a ser un discípulo fiel, y que en mis actos de caridad las personas puedan ver tu rostro de amor. Dame la gracia de saber perdonar y pedir perdón, para que el rencor no anide en mi corazón, y que pueda presentarlo como ofrenda para ti.

Concéntrate:

Repite varias veces durante el día: «Señor, que sepa perdonar, como tú me perdonas»

Recalculando:

Hoy te invito a que te mires hacia adentro. En tu corazón es posible que haya un recuerdo perdido de alguna persona que dijo algo que te hirió, o que alguien te ofendió o que sentiste que fueron injustos contigo. ¿Cuánto hace que cargas con esa ofensa? Tal vez se hizo grande, muy grande, y ahora incluso haces juicios a los demás por el rencor que llevas dentro. Haz un esfuerzo por perdonar. Si aún no te es posible encontrarte con esa persona pídele en tu oración a Dios que lleve tu perdón y quédate en paz. Verás que se siente diferente la vida cuando se logra perdonar.

Texto del Evangelio de hoy: San Mateo 5:20–26

«Yo les aseguro que si ustedes no son más obedientes que los fariseos y los maestros de la Ley, nunca entrarán en el reino de Dios.

»Recuerden que hace mucho tiempo Moisés dijo: “No maten, pues si alguien mata a otro, será castigado”. Pero ahora yo les aseguro que cualquiera que se enoje con otro tendrá que ir a juicio. Cualquiera que insulte a otro será llevado a los tribunales. Y el que maldiga a otro será echado en el fuego del infierno.

»Por eso, si llevas al altar del templo una ofrenda para Dios, y allí te acuerdas de que alguien está enojado contigo, deja la ofrenda delante del altar, ve de inmediato a reconciliarte con esa persona, y después de eso regresa a presentar tu ofrenda a Dios.

»Si alguien te acusa de haberle hecho algo malo, arregla el problema con esa persona antes de que te entregue al juez. Si no, el juez le ordenará a un policía que te lleve a la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí sin que antes pagues hasta la última moneda que debas.»

Texto bíblico: Traducción en lenguaje actual  ® © Sociedades Bíblicas Unidas, 2002, 2004.

Leer más posts sobre: Lectio Divina

Ricardo Grzona
Ricardo Grzona

Hermano Ricardo es argentino, y radica actualmente en Miami, Florida. Es experto en Lectio Divina y presidente ejecutivo de la Fundación Ramón Pané, que trabaja en la «Nueva Evangelización» por los diversos medios de tecnología. Junto con un pequeño grupo de jóvenes entre 25 y 32 años de edad, Ricardo prepara las aportaciones diarias para el Lectio Divina.

Leé más de Ricardo Grzona

Gracias al apoyo fiel de nuestros socios financieros, American Bible Society ha ayudado a las personas a interactuar con el mensaje transformador de la Palabra de Dios por más de 200 años.

Ayúdanos a compartir la Palabra de Dios con los más necesitados

Haz Tu Donación Ahora

Subscríbete

Quiero recibir consejos, materiales y recursos bíblicos.

×

Subscríbete

Quiero recibir consejos, materiales y recursos bíblicos.