Preocupaciones ¿Sabes lo que es más importante? 9 de octubre de 2018 Ricardo Grzona
Preocupaciones
Preocupaciones ¿Sabes lo que es más importante? 9 de octubre de 2018 Ricardo Grzona
Blog de la Biblia

Reflexiona:

«¿…por qué te preocupas por tantas cosas? Hay algo más importante.»

Piensa:

Lunes por la mañana, llego a la oficina con toda la intención de avanzar con mis pendientes. Enciendo mi computadora y mientras inicia pienso: «aprovecharé para poner café», lleno el depósito de agua, pero cuando abro la lata del café noto que se ha acabado —tengo que ir por café. Abro mi mochila para tomar mi cartera y veo los recipientes del desayuno, los meteré al refrigerador para que no se vayan a descomponer. En la cocina, veo el bote de basura rebosando, —no tarda en pasar el camión de la basura, tomo una bolsa y me dispongo a sacarla, pero accidentalmente tiro un envase de refresco que se riega por el suelo, corro al baño por el trapeador, pero no hay agua— ¿será que nos han cortado el servicio? Abro mi celular para chequear la factura en línea y veo que mi bandeja de correo tiene muchas notificaciones, empiezo a seleccionar los que solo son notificaciones para eliminarlos, en eso noto que en mi calendario tengo una junta agendada para esta mañana, faltan 15 minutos —mejor salgo de una vez para no llegar tarde. Son las 12 del día, la basura está regada por el suelo de la cocina, no hay café listo, no revisé mis mails, olvidé poner mi comida en el refrigerador, seguimos sin servicio de agua, aun no leo mis correos y mi lista de pendientes está intacta, sin embargo, siento que he estado atareado toda la mañana.

¿Te suena conocida esta historia? ¿Cuántas veces te has pasado «todo el día ocupado», pero al llegar la noche notas que no has avanzado en ningún pendiente importante? La mente humana puede llegar a ser muy dispersa, y si no nos enfocamos en lo importante, es muy probable que vayamos por ahí a las prisas por todo, pero sin concluir nada.

En la vida espiritual nos puede suceder lo mismo, a veces pasamos tanto tiempo organizando un retiro, el servicio a mi grupo, o un curso, que perdemos de vista lo importante: «escuchar al Señor», darnos un momento para escuchar la Palabra de Dios, meditar sobre los temas del retiro, escuchar a nuestros hermanos, servir con amor y entusiasmo.

El estrés de la vida nos puede ir apartando de la gente que queremos, no es raro ver padres que «se esfuerzan tanto por dar a sus hijos lo mejor», que terminan siendo padres ausentes y sus hijos tristemente crecen sin nadie que los guie y los escuche; cuantos de nosotros como hijos nos afanamos tanto por el colegio o el trabajo, que dejamos de pasar tiempo con nuestros padres y terminamos siendo solo un grupo de extraños que viven bajo el mismo techo.

El Evangelio de hoy nos invita a hacer un alto en nuestra carrera diaria para pensar ¿cuál es el sentido de todo este esfuerzo? ¿Dedico la mayor parte de mi tiempo a las cosas importantes: Dios, familia, mi prójimo?

Jesús hoy también nos pregunta: ¿por qué te preocupas por tantas cosas? Hay algo más importante.

Dialoga:

Señor Jesús, te doy gracias porque cada día me das la oportunidad de luchar por mis sueños y de trabajar para construir tu reino de amor. Te pido que me ayudes a saber enfocar mis esfuerzos y mi atención en lo que es verdaderamente importante, que no me deje llevar por el ajetreo de la vida cotidiana, sino que sepa ponerte en primer lugar en mi vida.

Concéntrate:

Repite varias veces durante el día: «Señor, ayúdame a enfocarme en lo importante»

Recalculando:

Ante este texto bíblico, recalcular la vida nos ayuda a enfocarnos, focalizarnos en lo que es verdaderamente importante. Te propongo que hagas una lista de las actividades de tu día. Todo lo que quieres hacer o piensas que es importante. Luego, enumera por prioridades. No te olvides que tomar la Palabra de Dios debería ser una de las principales actividades para que luego puedas cumplir contigo mismo sabiendo que estás focalizado en lo importante.

Texto del Evangelio de hoy: San Lucas 10:38-42

En su viaje hacia Jerusalén, Jesús y sus discípulos pasaron por un pueblo. Allí, una mujer llamada Marta recibió a Jesús en su casa. En la casa también estaba María, que era hermana de Marta. María se sentó junto a Jesús para escuchar atentamente lo que él decía. Marta, en cambio, estaba ocupada en preparar la comida y en los quehaceres de la casa. Por eso, se acercó a Jesús y le dijo:
—Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola, haciendo todo el trabajo de la casa? Dile que me ayude.

Pero Jesús le contestó:

—Marta, Marta, ¿por qué te preocupas por tantas cosas? Hay algo más importante. María lo ha elegido, y nadie se lo va a quitar.

Texto bíblico: Traducción en lenguaje actual<  ® © Sociedades Bíblicas Unidas, 2002, 2004.

Leer más posts sobre: Lectio Divina

Ricardo Grzona
Ricardo Grzona

Hermano Ricardo es argentino, y radica actualmente en Miami, Florida. Es experto en Lectio Divina y presidente ejecutivo de la Fundación Ramón Pané, que trabaja en la «Nueva Evangelización» por los diversos medios de tecnología. Junto con un pequeño grupo de jóvenes entre 25 y 32 años de edad, Ricardo prepara las aportaciones diarias para el Lectio Divina.

Leé más de Ricardo Grzona

Gracias al apoyo fiel de nuestros socios financieros, American Bible Society ha ayudado a las personas a interactuar con el mensaje transformador de la Palabra de Dios por más de 200 años.

Ayúdanos a compartir la Palabra de Dios con los más necesitados

Haz Tu Donación Ahora

Subscríbete

Quiero recibir consejos, materiales y recursos bíblicos.

×

Subscríbete

Quiero recibir consejos, materiales y recursos bíblicos.